TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

No es el único momento del año en que la gente se dedica a decirte qué puedes hacer para mejorar tu vida y mucho Menos ahora que todos estamos pensando en nuestros propósitos de año nuevo (y que en el fondo todos sabemos qué hacemos mal).

Antes que nada… no les hagas caso!
Si realmente quieres que tu vida cambie, haz cosas para tí y por tí. 
Si quieres una transformación, cambia por tí…NO por los demás.

Si uno de tus propósitos de año nuevo es entrar en este estilo de vida pensando que va a ser el santo grial para todos tus problemas…déjame decirte que es un error. Te acabarás decepcionando, desilusionando y dejando de lado la posibilidad de llevar un estilo de vida saludable.

Todo el mundo se va a poner a dieta y se va a apuntar a un gym después de que acabe la navidad. Pero después de unas semanas…todos sabemos lo que pasa. No entres tu también en ese juego.

Si realmente quieres ver un cambio en tu salud y en tu físico, hay alguna cosa que te debes de reformular en tus propósitos.

Lo más importante de todo es que siempre te apoyes en tus puntos fuertes. 
Todos queremos mejorar nuestras debilidades, pero obsesionarse con ellas no es la idea, ni te va a ayudar si lo que quieres es ver un cambio real y factible y llevar este estilo de vida saludable a largo plazo.

Mirarse al espejo y pensar: ”No me gusta lo que veo”, ”Tanto esfuerzo y sigo igual”, ”Para qué entreno si no me siento diferente”…

Es muy fácil entrar en ese círculo vicioso, por eso, tienes que cambiar primero la perspectiva, tu punto de mira…antes de ponerse en marcha. Conseguir esa armonía mente-cuerpo es la que te va a llevar al éxito y para ello:

-Controla lo que piensas haces y dices.
Todo lo que te dices a tí mismo tanto positivo como negativo influye. Así sea que lo estés diciendo mentalmente sin que nadie te oiga. Así que sé más amable contigo y ten cuidado con las palabras que eliges.

-Olvídate de metas inalcanzables y propósitos vacíos.
Conseguir una cintura de avispa, verse como tal modelo o hacer desaparecer por completo la celulitis…son objetivos irreales.
Sí, puedes conseguir disminuir tu cintura o mejorar la apariencia de la piel de naranja si haces las cosas bien, pero… ¿acaso eso te va a dar la felicidad?
Sé consciente de lo que quieres, y por qué lo quieres.

-Busca mejorar, evolucionar, potenciar tu mejor versión.
Siempre nos fijamos en los defectos.
Me sobra chicha, tengo mucha flácidez, se me ven los huesos…
¿Por qué no en vez fijarnos en todo lo que creemos ”malo” en nosotros, nos fijamos en sacar todo lo bueno que sí tenemos?
Cada vez que te mires al espejo, enumera al menos 3 cosas que sí te gusta.
Me gustan mis piernas (que como estoy entrenando están más definidas)
Me gustan mis brazos, que son largos y esbeltos
Me gustan mi culo porque es grande y único!.

Cuando aprendes a valorarte y tu autoestima crece, también lo hace tu seguridad. Y todo ello te lleva a querer seguir mejorándote. Sin darte cuenta este tipo de mentalidad se vuelve un hábito y estarás más positivo contigo y con los demás.

¡No tengas miedo!
En 2020 cambia por ti, no por los demás. 
                                             IMG_8468

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s