HÁBITOS QUE TE AYUDARÁN A COMER DE MANERA MÁS SALUDABLE

Siempre ha pasado que al querer ver resultados rápido, a veces tomamos caminos que no deberíamos, como una dieta muy estricta, saltarnos comidas, sustituir comidas por batidos que nos prometen milagros o entrenar hasta morir.

Todo ello conlleva con el tiempo ( y más pronto que tarde), consecuencias fatales: efectos rebotes, aumento de la flacidez, desgana, apatía, pérdida de masa muscular y sobre todo de ganas.

Para ello, te propongo 7 simple hábitos que te ayudarán a cambiar radicalmente tus malas costumbres para adoptar de una vez por todas, costumbres que te llevarán al éxito. Te lo aseguro.

1) ORGANIZA LA LISTA DE LA COMPRA

Todo empieza desde que decides qué comprar. Tener en casa alimentos ultraprocesados que sabemos que nos van a perjudicar, pueden servir de tentación para que en un momento de debilidad caigas y te los comas.

Tener una lista de la compra organizada y planificar qué alimentos necesitamos es muy útil a la hora de llevar un estilo de vida saludable.

Te recomiendo que vayas apuntando aquellos alimentos que ves que te van haciendo falta según se acaben para así cuando vayas a comprar, evitar caer en la trampa de comprar lo que no debes.

Una lista en la que abunden alimentos frescos, proteínas de buena calidad y muchas frutas y verduras.

2) COCINA MÁS EN CASA

La comida nunca va a ser la mejor a no ser que lo hagas tú.

Por mucho que pidas platos saludables en un restaurante, nunca vas a saber si realmente ese alimento se cocino sin aceites vegetales, mantequilla u otros.

Además para que haya un verdadero cambio a nivel alimenticio, cocinar tu mismo te ayuda a comprometerte con este objetivo. Te hace darte cuenta de qué alimentos y qué tipo de comida te gustan más.

Acabas disfrutando más de la cocina, de comer bien y de conocer finalmente qué  necesita tu cuerpo y como funciona.

3) CONTROLA LAS PORCIONES

¿Te has dado cuenta que en casi todos los países, la cantidad de comida en restaurantes tipo fast food han aumentado?

Lo peor de todo esto, es que tendemos a comer todo lo que nos sirven.
Por eso, empezar sirviéndonos un plato con menor cantidad de comida puede servirnos de gran ayuda.

Se trata de comer hasta sentirnos saciados, no hasta estar tan llenos que vamos a explotar. Y para conocer esta sensación tenemos que ir entrenando al estómago.

Servirte tu mismo y evitar que te sirvan o que comas directamente de un envase, te ayuda mejor a controlar cuánto te vas a comer así como evitar otras distracciones.

4) AGUA COMO BEBIDA HABITUAL

Los líquidos, no producen igual saciedad que los sólidos, por lo que si escogemos bebidas con calorías como los refrescos azucarados o zumos, podemos estar sumando energía y calorías demás sin a penas darnos cuenta y sobre todo sin beneficiarnos en nada.

Estar bien hidratado puede favorecer la pérdida de grasa y el control del peso porque el agua está presente en cada uno de los procesos celulares y metabólicos del cuerpo.

Por eso, un buen hábito para incorporar en tu estilo de vida saludable, es la de beber agua de manera habitual y dejar los zumos naturales y batidos sólo para momentos y ocasiones especiales (es decir, de baja frecuencia)

5) MASTICA BIEN

Es importante que cada bocado lo mastiques bien. De esta manera evitarás hinchazones, malas digestiones y gases innecesarios. Además de que disfrutarás más de la comida, y eso es esencial para no generarte ansiedad y mantenerte bien saciado.

6) INCLUYE ALIMENTOS SACIANTES

Para estimular la saciedad y controlar mejor lo que comemos, resulta de gran ayuda escoger alimentos ricos en agua, fibra y proteínas para un buen estilo de vida saludable.

Los alimentos ricos en agua como las frutas y las verduras, o preparaciones como sopas, gelatinas y similares, son super saciares pues contienen pocas calorías en mucho volumen.

Por otra parte, los alimentos ricos en fibra, también son muy saciares porque demandan mayor trabajo digestivo y frecuentemente exigen masticación.

Así como las proteínas, que también nos ayudan de muchas formas a saciarnos y resultan clave cuando buscamos perder peso.

Escoger cereales integrales, legumbres, verduras frescas, claras de huevo, carnes magras y pescados, son clave para ayudarnos a saciarnos más en las comidas, mientras mantenemos nuestros niveles de azúcar en sangre a raya y progresamos en nuestros objetivos físicos.

7) AUTOEVALUAR LA DIETA.

Si te cuesta hacer cambios a nivel nutricional, puedes probar escribiendo un diario de alimentos o registrar todo lo que consumos y bebemos a lo largo del día.

Siempre es mejor escribirlo porque de esta manera se nos quedará a fuego y será más difícil engañarnos a nosotros mismos que si lo hacemos mentalmente.

Este autocontrol implica saber si nos hemos pasado con las cantidades, si debemos compensarlo o si no hemos llegado a la ingesta diaria de algún macronutriente.

Recuerda que el cambio de hábitos lleva tiempo y por ello, necesitamos constancia cada día pudiendo comenzar por un hábito a la vez y así lograr finalmente una alimentación sana para siempre que nos permita decirle adiós a las dietas de manera definitiva.

IMG_8468

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s