AYUNO INTERMITENTE

Según la ciencia, es uno de los métodos que más ayudan a la hora de perder grasa y controlar la ingesta calórica, ayuda a retrasar el envejecimiento e incluso mejorar nuestra sensibilidad a la insulina.

Pero hay muchos tipos de ayunos intermitentes.
Aquellos en los que ayunas por 16 horas, por 20 o por 24.
¿Cuál es el mejor o el más apropiado para tí?

Todo va a depender como en todo de tu objetivo y de en qué punto estés.
Mi recomendación, es que si nunca lo has hecho, pruebes con el 16/8.

Este es el más sencillo y a penas te lleva dos días acostumbrarte a él.

Si lo piensas bien, teniendo en cuenta las 8 horas en las que estás durmiendo (o deberías estar durmiendo), lo único que tienes que hacer es no desayunar y no comer nada a media mañana.

Luego, a las dos o a las tres, dependiendo de cuando hayas cenado, haces la primera comida del día.
(Si eres de esas personas acostumbradas a desayunar siempre, lo vas a notar, pero aún así, después del segundo día tu cuerpo no te pedirá comida hasta la hora del almuerzo.

Sin embargo, si entrenas por la mañana (sobre todo pesas o una actividad muy intensa) te recomendaría ayunar las mismas horas pero en otro momento diferente del día, por ejemplo saltarse la cena.

Haces una merienda con más cantidad/variedad de macronutrientes más tarde de lo normal siendo tu última comida a las 8 de la tarde y sumando las horas de sueño, ya estarías cumpliendo con las 16.

Tú eres el que tiene que tomar la decisión de cuando te viene mejor si es que quieres introducir esta estrategia en caso de que estés atascado con ese milito demás que no se quiere ir, o simplemente quieres probar a ver qué tal funciona para tí ayunar.

AHORA BIEN!

NO quiero que tomes esto a raja tabla y sin tener en consideración ciertos factores como: cuántos kilos te sobran aún, o qué clase de condición física tienes.

¿Por qué?

Porque esta estrategia no va a funcionar igual de bien en un hombre que le sobren 5 kg que en una mujer que ya tiene un porcentaje de grasa razonable pero que quiere ajustarse un poco más los pantalones.

No te estreses con cuándo es mejor hacer ejercicio para que haga más efecto. El mejor momento va a ser cuando TU lo decidas hacer, cuando te venga mejor.

En definitiva lo que importa es que haya un balance energético. Lo que importa es que lo hagas independientemente del momento.

Así que no te obsesiones si ves que esto no es lo tuyo o que te quita horas de sueño o te implica demasiado esfuerzo porque no lo vas a llegar a hacer a largo plazo y no va a merecer la pena.

Lo que sí importa es que te conozcas lo suficiente para saber en qué momento va a ser mejor para tí entrenar.

IMG_8468

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s